Diana Calvo Vinssac – Psicoterapia transpersonal – UCDM – Hipnoterapia – Coaching

¡Cambia tus creencias con PSYCH-K®!

Podría definir a PSYCH-K® como una técnica que nos facilita el camino hacia nuestros propósitos.

Aunque creamos que las decisiones que tomamos en nuestra vida son totalmente conscientes, únicamente entre el 3 y el 5% lo son verdaderamente. El resto (95-97%) pertenece al vasto reino del subconsciente, lugar donde se sitúa esa parte desconocida de nuestra psique, y que es la verdadera responsable de nuestro comportamiento y, por tanto, de nuestras decisiones vitales.

La vida que estamos experimentando en cualquiera de sus aspectos está directamente condicionada por nuestras creencias. Éstas se estructuran en los primeros años de nuestra vida (incluyendo el período intrauterino), y establecen lo que somos, cómo nos sentimos y el mundo en el que nos desenvolvemos. Como hemos visto, la gran mayoría son inconscientes…

Así que por más que deseemos y trabajemos con la totalidad de nuestra mente consciente en la persecución de un objetivo, si existen creencias subconscientes que se oponen al mismo… el resultado siempre será el que probablemente ya conozcas: la repetición constante e indeseada del mismo fenómeno de fracaso y auto sabotaje.

Este es uno de los motivos por el que los pensamientos positivos, por sí solos, no puede ser capaces de transformar nuestras vidas. Tampoco la acción resulta eficaz si nuestra mente consciente tiene una información que no es coherente con lo que se encuentra en la mente subconsciente.

¡¡¡Y es aquí donde actúa PSYCH-K®!!!

Con esta técnica somos capaces de crear un estado de cerebro integrado en el cual, los dos hemisferios de nuestro córtex cerebral se activan simultáneamente. Este estado nos permite instalar las creencias que deseamos adquirir y que nos facilitan esa coherencia que deseamos alcanzar para dirigirnos a nuestras metas de manera segura y eficaz.

¿En qué puede ayudarte?

  • Crear relaciones sanas a nivel sentimental, familiar y laboral.
  • Mejorar tu vida laboral y tus ingresos.
  • Trabaja sobre miedos y fobias: volar, hablar en público, etc.
  • Control de peso y adicciones.
  • Estados anímicos como ansiedad, estrés, tristeza, crisis, pérdidas, etc.
  • Elevar tu seguridad y autoestima.
  • Recuperar tu poder personal.
  • Aumentar tu nivel de energía y vitalidad.

¡No estás supeditado a tus creencias… puedes ELEGIRLAS!

Mi abrazo infinito,

En Navidad… también elijo encontrar la Llave de mi Bienestar

Lo cierto es que estas son fechas en las que nos gusta recogernos al abrigo de nuestros seres más queridos. Y estas relaciones pueden no ser tan idílicas como quisiéramos… o quizá nos encontremos lejos de todos ellos…, quizá estas relaciones sean casi inexistentes… Por otra parte, el paso de los años hace que vayamos acumulando pérdidas que en estas fechas se hacen más patentes

Sí…, quizá tengamos muchas razones para sentirnos fatal en estas fechas. Sin embargo, yo he decidido rebelarme ante todas estas ideas, y he decidido buscar razones para seguir siendo esa niña que antaño esperaba con entusiasmo las Navidades:

  • Me encanta ver las casas y las ciudades llenas de LUCES y COLORES. Me gusta ver las mesas vestidas con sus mejores galas: vajillas estupendas, flores, velas, manteles, cristalería, comidas ricas… Me inspira alegría y ABUNDANCIA. Deberíamos ofrecernos este tipo de homenajes muchas más veces a lo largo del año.
  • En verdad creo que cualquier ocasión es buena para CELEBRAR: que estoy viva, que respiro, que tengo muchas cosas que agradecerle a la Vida…
  • Es una época perfecta para despertar mi CREATIVIDAD. No tengo que consumir mucho más de lo normal. Con imaginación puedo cocinar platos riquísimos sin gastar mucho dinero. También puedo regalar objetos hechos con mis propias manos, y ni siquiera tengo que regalar “cosas”, a veces una demostración de Amor de cualquier índole puede ser el mejor de los regalos.
  • A excepción del día de mi cumpleaños, jamás recibo tantos buenos deseos juntos, ni tengo la oportunidad de desear cosas buenas a tantas personas. Me gusta que todo el mundo se desee felicidad, abundancia, amor. Sea verdad o mentira…, sea por compromiso o porque sale del corazón… me subo al carro de la “BUENA ENERGÍA” y me elevo con los BUENOS DESEOS.
  • Aunque pueda echar de menos a ciertas personas u otras épocas más felices… las personas que HOY tengo a mi alrededor merecen toda mi ALEGRÍA y ATENCIÓN. Me siento AGRADECIDA porque hoy están a mi lado y eso me hace sentirme feliz.
  • He decidido no reunirme con nadie con quien no desee hacerlo realmente. Es mejor “una vez colorada que ciento amarilla”. Y en el caso de que sea ineludible, sé que puedo programar mi mente con pensamientos positivos para sentirme de la mejor forma posible en esa reunión. Y, por supuesto, puedo marcharme cuanto antes.
  • Me fascina poder contemplar la MAGIA que rodea a los niños. Mirar sus caritas y sus ojos llenos de estrellas me lleva de viaje hacia esa niña que yo SOY y siempre seguiré siendo… Y entonces elijo seguir creyendo en la MAGIA y en los MILAGROS. Elijo la INOCENCIA y la capacidad de SORPRENDERME ante la maravilla de lo que me rodea.

Sí, yo también he vivido y  he sufrido lo suficiente como para sentirme desesperanzada, dolida, cerrada, enfadada…, he podido comprobar los sinsabores de la Vida que tratan de llevarse con fuerza toda mi Fe y mi CONFIANZA. Tengo muchas razones para sentirme mal, pero también otras tantas para sentirme BIEN. Y en ellas quiero enfocarme. Es igual que sea Navidad, Semana Santa o Vacaciones estivales… Recordemos amig@s: no es lo que sucede, sino lo que yo elijo colocar en mi mente ante lo que sucede.

En Navidad, yo sigo eligiendo buscar en mi mundo todas aquellas razones para sentirme BIEN… ¿y tú?

¡¡Mis mejores deseos!!

¿Por qué no consigo lo que quiero?

Quizás en alguna ocasión te hayas hecho esta pregunta… quizás existe algo en tu vida que parece que se te resiste… algo que deseas y por más que hagas no consigues alcanzar… Te daré una buena noticia (al menos para mí lo es). Sinceramente, no creo que tengas «mal de ojo», ni que Dios se haya olvidado de ti. Quizás la respuesta se encuentra mucho más cerca de ti de lo que puedas imaginar…

¿Has pensado que puedes ser tu mism@ el/la que esté actuando en contra de ese deseo? ¿Sabes lo que es el AUTO SABOTAJE?

Yo lo definiría como todo aquello que hacemos y que está en contra de lo que deseamos y proclamamos conscientemente. Sería algo así como ir a la frutería cuando lo que queremos comprar verdaderamente es pescado. Pondré algunos ejemplos:

  • Una persona está deseando un puesto de trabajo en una determinada empresa. Hace todo lo posible por entrar en ella y consigue una entrevista. Ese día se duerme y no llega a tiempo. O si llega, se pone tan nervioso y mete tanto la pata que al final le descartan como opción.
  • Alguien desea adelgazar y decide comenzar una dieta. A los pocos días le invitan a una fiesta y después de comer todo lo que “no está escrito”, se siente culpable y la abandona porque no tiene fuerza de voluntad.
  • Una persona desea llevar a cabo un proyecto personal: aprender algo nuevo, independizarse, montar su propio negocio…, pero pasan los días y jamás da un primer paso. O si lo hace, termina por abandonarlo casi antes de haberlo comenzado en serio.
  • Otra persona desea tener una pareja pero cuando encuentra a alguien que le gusta y con quien puede establecerla, su mente se llena de pretextos (no cumple sus “fantasiosas” expectativas, no es el momento adecuado, etc.).
  • Alguien sabe que para sanar en cualquier aspecto de tu vida debería llevar a cabo determinadas conductas, o hacer cambios en su estilo de vida. Y eso nunca ocurre, sigue sintiéndose mal pero continúa con sus hábitos de siempre, sin hacer nada de lo que sabe que tendría que hacer para cambiarlo.

Estas actitudes no parecen tener mucho sentido… ¿por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? Parece ser que nuestra mente consciente desea algo específico, pero nuestro modo de actuar nos aleja constantemente de aquello que supuestamente anhelamos.  Bien, podríamos dividir nuestra mente en dos parcelas: consciente e inconsciente.

  • La mente consciente es lo que conocemos, sabemos y nos contamos sobre nuestra propia personalidad, sobre los demás y también sobre cualquier asunto de la vida. En definitiva es lo que sabemos y aceptamos con respecto a todo lo anterior. Desde la mente consciente proclamamos nuestros deseos y anhelos.
  • La mente inconsciente es lo que se denomina la “sombra”. Es fácil adivinar por qué… precisamente es en este “lugar” donde escondemos todos los aspectos de nosotros mismos y de la vida que NO queremos ver porque no nos gustan, nos avergüenzan o nos atemorizan. También es en este lugar donde se esconden los aspectos de nuestra personalidad que desconocemos, así como los modos de contemplar el mundo que nos rodea y que igualmente son desconocidos para nosotros.

Pues bien, detrás de este tipo de actitudes contradictorias es el inconsciente el que verdaderamente se está manifestando. Tu mente consciente proclama a voz en grito que desea HACER, SER o TENER cualquier cosa… pero si pasa el tiempo y no consigues realizar cambios efectivos en tu vida, quizás sea buena idea que comiences a hacer averiguaciones sobre esa parte de ti “desconocida” u “oculta”.

En un próximo artículo veremos lo que puede esconderse detrás de esta actitud auto saboteadora… sigue leyendo

Un abrazo infinito,