Diana Calvo Vinssac – Psicoterapia transpersonal – UCDM – Hipnoterapia – Coaching

¿Para qué sirven los obstáculos?

Un campesino recibe la visita de su Dios. Se arrodilla ante él y le agradece el haberle otorgado el don de la vida. “Todo te lo debo, pero sin embargo necesito presentarte mis quejas: trabajo para abonar mis terrenos, y lograr que el trigo crezca lozano, pero tú me envías huracanes, sequías, pájaros hambrientos, ratones, lluvias torrenciales y plagas. ¿Puedes por una vez evitarme estos males?” El Dios satisface los ruegos del campesino.

Cuando planta la semilla, ningún viento huracanado remece la tierra, el clima es benigno durante todo el año, llueve justo lo necesario, no se asoma ningún pájaro, ningún insecto dañino… Y por falta de obstáculos que vencer, debilitadas, las semillas se pudren en su buena tierra y no llegan a germinar.

Pongamos que tu sueño consiste en disfrutar de un estado de PROSPERIDAD… y piensas que ganar un buen premio de lotería puede ser la solución más rápida y fácil. Pues bien, imagina que eso se realiza. No pocas veces ocurre que la mayoría de las personas ganadoras de este tipo de premios al cabo de un tiempo han perdido todo ese dinero, e incluso su situación vuelve a ser la misma que antes del premio, muy similar o incluso peor.

Ahora piensa que realmente en tu deseo de prosperidad, buscas caminos creativos hacia su consecución, insistes ante cada dificultad, aprendiendo de todas las situaciones que la vida coloca ante ti. Poco a poco vas aprendiendo a ganar dinero y a conservarlo… Buscas la forma de sanar todos los aspectos de tu persona que se oponen a dicha prosperidad. No importa que pierdas dinero porque ya has aprendido a ganarlo, por tanto, siempre puedes comenzar de nuevo.

Grandes empresarios que comenzaron desde la más absoluta miseria, se han arruinado varias veces antes de conseguir una estabilidad financiera. Y no en pocas ocasiones, sus descendientes han arruinado para siempre sus imperios (que casualmente no tuvieron que construir)…

Este ejemplo podemos trasladarlo a cualquier otro sueño que tengas. Es igual quien seas, el momento en el que te encuentres y lo que quieras conseguir… los obstáculos te llevan de la mano hacia todos aquellos aprendizajes que necesitas incluir en tu mochila vital para disfrutar de tu sueño con mayor conciencia, sabiduría y quizás… mayor seguridad y estabilidad.

Los obstáculos pueden sacar lo mejor de ti si aprendes a mirarlos como tus aliados en la consecución de tus metas y deseos. Los obstáculos hacen que vuelvas la mirada hacia tu interior, sacando todo lo oculto y limpiando «fantasmas» en forma de creencias obsoletas, aquellas aprendidas y heredadas de tus ancestros, de la sociedad y la cultura en la que te desarrollas. Si contemplas los obstáculos en perspectiva te darás cuenta de que sólo tratan de hacer brillar tu LUZ, tu SER AUTÉNTICO, aquel despojado de todo lo que no es suyo.

Si me permites un consejo práctico al respecto, sería muy útil que ante cada obstáculo te hicieras una pregunta:

¿Para qué?

¿Para qué….

  • …no consigo el trabajo que quiero?
  • …no logro aumentar mis ingresos?
  • …soy infeliz en pareja?
  • …no consigo establecer una pareja?
  • …tengo esta enfermedad?
  • …estoy estancado/a?

Quizá en principio no consigas encontrar la respuesta, pero más pronto o más tarde aparecerá. El «para qué» siempre te conducirá al verdadero «por qué»…, a ese programa inconsciente que termina llevándote siempre a los mismos caminos…

Realmente todos esos obstáculos, lejos de oponerse a tus SUEÑOS,  puedes considerarlos como verdaderas pistas o revelaciones de aquello que tienes que sanar para que, finalmente, puedas lograr su CONSECUCIÓN.

Fuerza y… ¡adelante!

 

Deja un comentario